AVATAR (2009) James Horner

La fórmula James Horner+James Cameron ha sido sinónimo de grandes producciones, Aliens, el Regreso (1986) o Titanic (1997), entre otras. En 2009 regresaron con Avatar, un film, envuelto, como siempre, en críticas apriorísticas muy negativas, pero al final, el resultado ha dado la razón al director canadiense. Otra vez James Cameron es el que aporta aire nuevo al género de la ciencia ficción. Ocurrió con Aliens, el Regreso (1986) pero también ocurrió con la recreación en 1989 con The Abyss (El secreto del abismo) o en 1984 y 1991 con Terminator 1 y 2 (todo un acontecimiento que encumbró la primera parte)… En 2010 James Cameron se dispone al desembarco en Pandora, pero lo hace con todos los medios técnicos a su alcance. En cambio los medios argumentativos no pueden ser más simples, su parecido razonable con la Pocahontas (1995) de Disney es más que asombroso.

En un lejano 2154 Pandora es un planeta habitado por los na’vi, una civilización plenamente conectada con la naturaleza. La lucha entre humanos y na’vi tiene todas las connotaciones de un mensaje ecologista; pero para llegar a este conocimiento el marine Jake Sully deberá ingresar en el programa avatar, un proyecto científico que consiste en trasladar la mente a un avatar que será el vehículo ideal para entablar contacto con los nativos.

James Cameron destaca la puesta en escena de presupuestos millonarios y por sus historias poco pretenciosas pero que consiguen captar la atención del espectador. Por el contrario, James Horner lleva años insistiendo en machacar sus propias fórmulas mágicas, una y otra vez, sus recursos en percusión son expuestos incluso en filmes que no necesitaban de esos guiños, por ejemplo, El niño del pijama de rayas (The Boy in the Striped Pyjamas, 2008), su última obra antes de meterse de lleno en la composición de Avatar.

“¿Y para qué sirve el na’vi creado por el lingüista, Paul Frommer?”. En un principio tenía una utilidad para dar personalidad a una civilización, luego esa utilidad se trasladó al terreno musical. James Horner grabó partes de su partitura con coros cantados en na’vi, y para ello trabajó con la etnomusicóloga Wanda Bryant. Se trataba de crear un lenguaje musical para la cultura indígena, una apuesta atrayente que quedó plasmada en las variaciones corales africanas. Por cierto que este no es el único caso. En el cine fantástico tenemos una referencia en el partitura de Klaus Badelt para The Time Machine, 2002, en la que también se vió en la tesitura de crear un lenguaje propio para los Eloi).

Despojado de su innovación temática, James Horner se metamorfosea en uno más del grupo de Hans Zimmer, y no duda en teletransportarnos a Piratas del Caribe en uno de sus temas centrales, “Gathering  All the Na’vi Clans for Battle”. Algún que otro compositor haría de ese guiño una variación con más o menos disimulo, Horner está por encima de esos matices y nos presenta la fanfarría epicista de Pirates of The Caribbean (2003) más algunos matices vocales de Gladiator (2000) en todo su desarrollo. A pesar de eso, en esta ocasión podemos afirmar que ha salido airoso; el resultado es ciertamente interesante.

La partitura se divide en 13 pistas más el track “I see you” que cierra el album. Avatar es una obra que se escucha de modo evolutivo; y desde Titanic es lo más interesante que ha firmado en los últimos años. La acción se construyó a través de los ritmos electrónicos, la lírica recurrente y los momentos new age aprovechados para los coros na’vi (“You don’t dream in cryo..”) son algunas de las características de esta partitura. La obertura, “You don’t dream in cryo…” es un verdadero compendio de toda la partitura. Dejémonos de los déja ecouté, eso podría ser un ejercicio interminable (Braveheart, Troya, Glory, Titanic… todas tienen su guiño). Los recursos electrónicos y corales dan fuerza a esta entrée, al descenso a la luna de Polyphemus. Esta pista se escucha bien, es ciertamente una variante en lo que se venía escuchando, y en cuanto a la plástica, este es un elemento que no decepciona al espectador.

Con el segundo corte, “Jake Enters His Avatar World”, estamos ya metidos en el argumento de la película, escuchamos por primera vez el tema central; el motivo principal y retentivo que no nos abandonará a lo largo del filme. James Horner es en esta ocasión extremadamente narrativo, por lo que su música evoluciona al son de las necesidades argumentales del filme. Algunos elmentos etnico espirituales que se habían sugerido en la overtura se nos presentan en “Pure Spirits Of The Forest”, un tema con elementos atmosféricos (predominio del sintetizador y las voces masculinas), y con variantes del tema principal. El siguiente tema enlaza con el anterior, pero “The Bioluminiscence of the Night” tiene su momento lírico, una de las piezas más bellas de la partitura; lo mismo ocurre en, un tema que destaca por la voz blanca, en parte se presenta ingenua, pero en parte se personifica en Jake Sully en su aprendizaje en la cultura de los Omaticaya. “Becoming One of “The People”/Becoming One With Neytiri” es un tema rítmico, espiritual-emotivo y melódico.

¡Qué podemos decir de “Climbing Up “Iknimaya – The Path to Heaven”!, reminiscencias muy africanas pero es imposible no acordarse de Glory (1989) o del tema “Eloi” compuesto por Klaus Badelt para la mencionada The Time Machine. Algunos temas son puramente argumentativos, “Quaritch” (no faltan las referencias étnicas a través de la instrumentación de viento), “The Destruction of Hometree” (un tema sinfónico, muy troyesco, de acción vibrante para mayor lucimiento de Horner) que es matizado por el siguiente “Shutting Down Grace’s Lab” que complementa el anterior. Como ya hemos referido Avatar es una partitura evolutiva, y a la destrucció del Árbol Madre sucede un momento épico “Gathering All the Na’vi Clans for Battle”.

“War” es el tema más extenso y narrativo de la partitura, estamos en la parte final del filme, cuando los alienígenas-humanos atacan el “Árbol de las Almas”, dónde reside su deidad: Eywa. El tema instrumental y coral es potente, épico, no en vano los recursos de Glory (1989) están plenamente al alcance del espectador, pero éste sin duda se habrá sumido en las imágenes de los dos ejércitos. Acción, ritmo, narración, momentos melódicos… Así es “War”, así es “Avatar”.

A pesar del más que parecido razonable con “Pocahontas”, o con los mensajes ecologistas de filmes como “Medicine Man”, Avatar (2009) funciona a la perfección. En apariencia es una película muy completa, pero siempre encontraremos ciertas fisuras argumentales; y es que James Cameron es un director que sabe jugar sus bazas, eso sí, envuelto en la polémica, como debe ser.

Joan Martínez, 21.01.2010

Puntuación de la partitura: 8/10

Puntuación del filme: 8/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine, musica, OST 2009 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a AVATAR (2009) James Horner

  1. Pingback: World of Warcraft VS Avatar - Azeroth VS. Pandora | WoWlog.info

  2. EVA dijo:

    Joan el comentario que te dejo es que alucino con lo que sabes de cine, muy bien explicado el contenido de la pelicula, no la he visto pero todo el mundo dice que es una maravilla, tal como lo pones tu merecera la pena seguro….. ya veremos si coincido contigo.

    • Vale la pena verla, aunque no sea original es muy técnica. Cómo dice un compañero de este mundillo, en el cine no todo es el argumento, tambien está el tema de la fotografia, la parte de los efectos especiales, la animación, la música. En Menorca no podremos verla en 3d, de hecho en Baleares sólo hay una pantalla en 3D y está en Palma, pero bueno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s