Beowulf (2007) de Alan Silvestri

Alan Silvestri es para Robert Zemeckis lo que John Williams a Steven Spielberg; el compositor fetiche que interpreta las imágenes que Zemeckis le propone a través de una potente orquestación y cantos corales escénicos. Silvestri repite tras su anterior colaboración en el filme de Disney, The Polar Express (2004); como ejemplo de lo que referimos, la pista “What We Need Is A Hero” que describe la llegada de los héroes gautas a través de su travesía por el mar. Beowulf (2007) no es sólo una buena película épica, es también una nueva contribución al cine animado a través de la técnica de captura de movimiento, y pone a disposición de los cinéfilos un antiguo cantar normando, “Manuscrito Beowulf” que narra las aventuras de este héroe godo que llegó a las tierras del rey danés Hrothgar para defenderlas de un monstruo, Grendel. Beowulf le desafía y le vence, pero cuando se adentra en la cueva para asesinar a la madre, ésta convertida en una bella mujer lo seduce con una serie de promesas, de poder, riquezas, y la paz en Heorot a cambio de un hijo que sustituya a Grendel y del cuerno de oro del rey Hrothgar.

La muerte del rey danés convierte al héroe gauta en rey. Empieza la segunda parte de la película, la forja de una leyenda, la del monarca que expande sus dominios contra los frisones y convierte a los jutos en la tribu dominante. Para dar vida a este ambicioso proyecto Zemeckis se arropó en un elenco de actores consumados, John Malkovich, Anthony Hopkins, Robin Wright-Penn, Brendan Gleeson, Angelina Jolie.

Alan Silvestri compuso una obra en su línea épica para este relato histórico de Robert Zemeckis; su evolución musical hasta Beowulf (2007) es ciertamente interesante, no sólo por lo que al registro épico se refiere sino por el resto de temáticas en las que ha colaborado. Terror, drama, comedia, fantasía… y, finalmente, la épica, porque con Beowulf se encontró con la necesidad de innovar. El proyecto era técnicamente innovador, y su música debía dar la talla; de hecho la partitura había creado ciertas expectativas en los círculos especializados. El resultado final no satisfizo a la mayoría de los críticos. En general, Silvestri recibió críticas por su poca innovación técnica, por su reiteración melódica y por no llegar a la altura de Predator (1987), pero al escucharla nos damos cuenta que al fin y al cabo la obra final es notable.

La brevísima obertura “Beowulf Main title” nos sirve de ejemplo. Coros, orquesta y elementos electrónicos crean un momento musical ciertamente recargado, agresivo, del que Silvestri nos sobrepone a través de pistas que navegan entre el misterio que envuelve a la madre de Grendel o al del héroe (“I’m Beowulf” o “The Final Seduction” con un guiño muy claro al Instinto Básico (1992) de Jerry Goldsmith, pero dominado por el tema central del film), así es como escuchamos temas como “He Was the Best Of Us”, uno de los pasajes más inspiradores de la partitura…

Así como el filme se divide en dos partes (siguiendo la estructura delk cantar), la obra musical se puede dividir en tres bloques temáticos, el tema del héroe Beowulf (“I’m Beowulf”, tema coral, misterioso, lírico y majestuoso), los temas de acción y desarrollo (“I’m Here to Kill your Monster” con pleno desarrollo de la percusión; los líricos, variantes del tema retentivo “He Has A Story to Tell”, “Full Of Promises”) que impregnan toda la carga melódica de la segunda fase del rey-héroe Beowulf (“King Beowulf” es un corte extremadamente sintético y dramático, de hecho la forma de llegar al trono se convierte en una carga para el héroe. El suicidio de Hrothgar tras saber que la madre de Grendel no ha muerto lo convierte en un hecho dramático).

El final de la partitura decae en los temas melódicos, y se reserva al tema de Beowulf al que se superpone la voz de Wiglaf en su responso final, “era el más valiente de entre nosotrossu nombre nunca se olvidará”. Las referencias al cantar de Beowulf y a la importancia de la eternidad marcan la coda de la obra.

Los temas de Alan Silvestri destacan por su sinteticidad, por su magnífica superposición en la narración de la historia.

Dos canciones irrumpen en la pieza de Silvestri, “Gently As She Goes” y “A Hero Comes Home” interpretadas por Robin Wright-Penn siguiendo una estructura de lied medieval, así como su simple instrumentación de arpa; pero Beowulf (2007) destaca por su sentido grandilocuente. Una última nota la dedicaremos a la canción final “A Heroe Comes Home” interpretada por Idina Menzel. Silvestri y Glen Ballard intentaron igualar el éxito de “Believe” para la película The Polar Express (2004), pero no lo consiguieron, quizás la voz de Idina Menzel no se adaptara a la canción.

Joan Martínez (27.01.2010)

Puntuación BSO:  8/10

Puntuación del filme: 8/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine, musica, OST 2007 y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s