DER UNTERGANG (2005) de Stephan Zacharias

El visionado de la película no deja indiferente; de acuerdo, se trata de uno de los grandes títulos del cine europeo, un film histórico, que aborda un tema ciertamente denso, el hundimiento de unos de los últimos bastiones del Tercer Reich. Adolf Hitler era un personaje tan insólito que cualquier revisión de su imagen es motivo de controversia. Una de las primeras producciones cinematográficas que rompían con ese tópico fue Das Boot, estrenada en 1981 y dirigida por un director alemán, Wolfgang Petersen. Hasta hace pocas décadas el tema de la II GM era un terreno vedado al cine teutón, y proliferaban las películas en que los alemanes eran presentados como poca cosa más que alimañas, y en ese sentido Quentin Tarantino dirigió su última aportación a su burda filmoteca sanguinolente (Malditos Bastardos –Inglourious Basterds, 2009). Decíamos, pues, que los últimos años nos dibujan un nuevo panorama; Valkyrie (2008) de Bryan Singer, Die Welle (2008) de Dennis Gansel o incluso el The Boy in the Striped Pyjamas (2008) dirigida por Mark Herman, son giros interesantes en cuanto a la filmoteca histórica.

Der Untergang se estrenó en 2005; siendo una de las pocas producciones alemanas que abordaban de una manera decidida el personaje y el contexto de Adolf Hitler. Su caracterización corrió a cargo de un magistral Bruno Ganz; su interpretación del dictador es hasta ahora la mejor, y su humanización de una de las mentes más retorcidas, es digna de mención. Acompañan en el reparto la rumana Alexandra Maria Lara (Traudl Humps), Ulrich Matthes, Juliane Köhler…

La partitura: la partitura salía a la venta en 2004, y era la presentación y reclamo del proyecto de Hischbiegel (1957); su historia se centra en los días que Traudl Humps trabajó como secretaria del Führer. El argumento es denso, sólido, construido de manera cronológica desde los últimos momentos en el búnker de la Prusia Oriental a los últimos días en Berlín. El desarrollo de la historia nos lleva al hundimiento de un régimen y del personaje que lo forjó; no obstante, en la parte musical, Stephan Zacharias (1956) nos obsequia con algunas melodías para orquesta con acompañamiento de piano; “des Fúhrers Sekrätarin” es un claro ejemplo de esa música melosa e inspirada que acompaña el personaje de  Traudl Humps; pero tampoco se quedan cortos los temas para piano, “in Hof der Reichskanzlei” un tema de claras reminiscencias clasicistas.

Hasta su aportación al proyecto Der Untergang, Zacharias había colaborado en telefilms alemanes, este debía ser su gran salto al cine internacional, aunque desde 2004 sólo ha firmado para la serie “Die Kinder der Flucht” (2006). Sus grandes temas emergen en clave zimmeriana, de hecho, de la mística zimmeriana. Los escuchamos en el tema “general Weidling Macht Meldung”, los mejores 53 segundos de la partitura, al final, en el tema “die Krieg is aus”, así como en sus pistas más notables, caso este de “Peter im Nebel”, “Hoffnung am Ende der Welt”… Las referencias al general Helmuth Weidling son constantes, y revisten de una cierta épica contenida, pero de manera que se dijuyen en la magnificencia del tema. Quien haya escuchado The Thin Red Line sabe a qué tipo de épica nos referimos.

Alguno de sus temas emotivos los hallamos en “Eva Brauns letzter Brief”, un tema para orquesta pero sin una carga instrumental excesiva, en “exodus” la partitura se torna exasperada, el dominio de las cuerdas aporta ese grado de cadencia necesario para describirnos una situación de derrota.

Las alusiones a los enemigos soviéticos nos llegan a través de piezas tradicionales insertas en la partitura, es el caso del tema  “Jablotschko”. Por cierto que junto a ésta, podemos escuchar también otra canción del folklore alemán, “Kein schöner Land… in dieser Zeit”. Otra de las piezas que irrumpen en la obra de Zacharias pertenecen al repertorio de Henry Purcell, “When I Am Laid In Earth”.

En definitiva, Stephan Zacharias firmó una notable partitura, con una importante contención de la carga orquestral a favor del sintetizador y de una mezcla entre el misticismo y la épica contenida de los últimos resistentes. Esa es nuestra conclusión, más allá de la derrota, de la humillación, Der Untergang és el último camino, a partir de ahí, según la ideología nazi, llegaba el caos, puesto que no había nada. El general Helmut Weidling murió en un campo de concentración soviético en 1955, he ahí, la memoria del último resistente que rindió la ciudad al Ejército Rojo.

Joan Martínez (11.02.2010)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en musica y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s