Lonesome Dove (1993) de Basil Poledouris

En recuerdo de uno de los más grandes compositores, Basil Poledouris (11.11.2008)

En octubre de 1998 se editiba la versión extendida de esta partitura escrita para la miniserie Lonesome Dove (1998). Para ocho horas de emisión televisiva Basil Poledouris había escrito unas cuatro horas de música que quedaron reducidas,  en la primera edición del sello Cabin Fever en 1993, a poco más de 46 minutos. Conmemorando el décimo aniversario de la serie, el sello Sonic Images reedita el score añadiendo apenas 10 minutos más de música, alcanzando así los 56 minutos e incorporando cuatro temas inéditos: Cowboys Down the StreetStatue/Deets DiesSunny Slopes of YesterdayGus Dies. Hasta cierto punto, el sello Cabin Fever había respetado el espíritu de la serie y la música escogida por el director Simon Wincer.

Poledouris había recibido el encargo para la serie con un cierto sabor a Western. Las melodías de Lonesome Dove nos recuerdan los mejores momentos de este género, partituras tan resultonas como el The Magnificient Seven (1960) de Elmer Bernstein; el Silverado (1985) de Bruce Broughton o de el How The West Was Won (1962) de Alfred Newman. Meses más tarde del estreno en la televisión norteamericana, Basil Poledouris cosechaba en 1989 el Emmy a la mejor banda sonora para televisión, ese sería uno de los reconocimientos más destacados a lo largo de su carrera. No es sólo por premio sino por es la misma partitura, un vals preciosista, de un autor que hasta el momento había destacado en los scores de épica y acción —su emblemática Conan The Barbarian (1982), Robocop (1987)—. La crítica musical pronto encumbró Lonesome Dove como la mejor composición del autor.

La presentación del CD es precisa, calmada, desbordante de un lirismo exultante que queda patente desde las primeras notas del tema principal que abre el disco y que tiene en Captain Call’s Journey uno de los temas más emotivos. Poledouris juega con los sonidos más típicos de la música de los westerns tradicionales, pero otorgando a su estilo particular un peso definitivo en los vaivenes de la orquesta.

Al margen del trabajo orquestal destaca una aproximación a las influencias del Folk y del Honky Tonky americanos, un contraste que confiere a esta beseó en una pieza única en la discografía del autor; en trabajos posteriores como Quigley Down Under (1990) Basil insiste en el tema del letimotif del western pero sin alcanzar la frescura de Lonesome Dove.

En este score encontramos tema muy sencillos propios del country más tradicional junto a temas en la más pura línea poledouriana. “Arkansas Pilgrim” es un ejemplo del western tradicional donde Basil utiliza el cuarteto country (violín irlandés o fiddle, guitarra, mandolina y banjo) para recrear melodías bufas. Las influencias de Alfred Newman son continuas y recurrentes, no en vano, se trata de guiños de un gran maestro a otro.

Para la posteridad quedan los temas “Theme from Lonesome Dove” (en su exquisita versión de la Filármonica de Praga); “Night Mares (Deets, Newt)”; “On the trail”; “Murdering Horse Thieves” o “Captain Call’s Journey”.

Puntuación: 10/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine, musica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s