Hancock (2008) de John Powell

John Powell se libera, sólo en parte, de sus ataduras electrónicas y nos ofrece en Hancock algunos buenos momentos musicales, y algunos temas que se inscriben en su línea más lírica, de la que el tema “Death and Transfiguration” es su mejor exponente, junto a temas de desarrollo como “Getting Therapy”. Powell venía de firmar la saga de acción Bourne, y Kung Fu Panda (2008) en colabración con Hans Zimmer, así pues, el tema para Hancock no resultó nada novedoso, y menos aún la influencia de los temas anteriores en su filmografía, caso de PSI, I Love You (2007).

Hancock es uno de esos filmes de difícil catalogación, y lo mismo ocurre con la partitura de John Powell que a simple vista se nos presenta como un collage de temas inconexos, con anteriormente nos referíamos a la multiplicidad de guiños, tópicos musicales de la comedia americana, de acción, de la épica, de la lírica, e incluso de los temas del country. Seguramente John Powell se planteó una obra variopinta, repetitiva en su repertorio, y de una indiscutible multiplicidad temática, aunque el leit motif del héroe sólo aparece en los que podríamos considerar los grandes temas de la partitura, “Death and Transfiguration” y “The Moon and the Superhero”. Por otro lado, Hancock, el film, es poco épico en la forma, pero no en el fondo, es una comedia pero sin pasarse al lado del drama, es acción, pero muy comedida, es romántica y es bufa en algunos aspectos que envuelven al personaje, y, cómo no, tiene su trasfondo psicológico. Este nuevo anti-héroe se rodea de destrucción para aplacar el mal, con lo que es incomprendido por la mayoría de la población de Los Ángeles. Esta apuesta comico-épica de Peter Berg (Cop Land,  1997, The Kingdom, 2007), contó con un reparto de lujo: Will Smithy, Charlize Theron o Jason Bateman, el resultado final no convenció ni a la crítica ni al público.

La partitura de John Powell se estructura en 20 pistas en las que exhibe su tendencia por el blues de  guitarra eléctrica, “Train Disaster”, órgano, harmónica, batería y bajo, una tendencia que ya se ha escuchado en otras partituras de cine, la orquesta aparece en los momentos más épicos o como en “The Moon and the Superhero”. Los temas de acción (“SUV Chase”) se reservan a la instrumentación electrónica, con continuos giros comicistas.

En definitiva, una partitura repetitiva en la discografía de John Powell, difícil de encuadrar en un solo género, pero que contiene, como ya hemos remarcado, temas muy dignos, aunque el resultado de su audición es bastante irregular, una obra que va de menos a mas.

Puntuación: 6/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine, musica, OST 2007, OST 2008 y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s