Kimberly (2000) de Basil Poledouris

Después de Serial Mom (1996) y Mickey Blue Eyes (1999) Basil Poledouris no había vuelto a la escena de la comedia. Varèse Sarabande editaba Kimberly (1999/2000) un año más tarde de que se estrenase el film de Frederic Golchan. Al contrario que éste, su banda sonora ha conocido una mayor difusión. Con esta partitura que, como destaca parte de la crítica, tiene momentos que recuerdan a Georges Delerue y Jerry Goldsmith, Poledouris retornaba a una de sus asignaturas pendientes: la comedia. En cierta manera los temas de Kimberly son variados, romanticos, jazzísticos, épicos y, hasta incluso, delirantes. Su fórmula no es otra que la composición de temas rítmicos y asimétricos. Nos referíamos a su asignatura pendiente porque desde los años ochenta Poledouris no había vuelto con asiduidad a los efectos comicistas. Entonces primaban más los proyectos para films épicos o con argumentos que necesitaban de un tono melódico lo suficientemente marcado. Serial Mom significó una revisión a las posibilidades de la comedia. Mickey Blue Eyes a pesar de contar con apenas diecinueve minutos abrió paso a este Kimberly que se presenta como uno de los trabajos más frescos del último Poledouris. El argumento del film es un tanto pretencioso en cuanto busca la situación cómica de un hecho morboso. El embarazo de Kimberly sirve de pretexto para narrar la historia de cuatro hombres enamorados de la misma mujer y viceversa. El guión de la historia dejaba abierta las posibilidades de la partitura. Por una parte Kimberly es romántica, por otra rebosa de temas intrascendentes que sugieren situaciones cómicas y temas como Rush to the Hospital que dejan entrever la acción, aunque desde un punto de vista informal. Esta variedad temática se plasma en la variedad instrumental y melódica. El piano, los oboes, el sintetizador, el saxofón, las trompetas —imponentes en Kimberly Main Title—, la guitarra, los clarinetes… todos tienen su protagonismo en esta partitura. Los temas románticos son claras reminiscencias del Poledouris orquestal, la pista Dating and Training es un claro ejemplo. En un sentido diferente destacamos New Years / Benchkisses. La música nos recuerda a las viejas nanas de cuna, introduciendo un efecto de campanitas que crea una melodía hogareña, dulce y apagada. Se torna delicada invitando a dormir, emulando la música de sonajero. La variedad, decíamos, es la característica de esta partitura. Nos hemos referido a los temas románticos, ahora bien, si Kimberly tiene algunas pistas sobresalientes estas se han de buscar en las melodías cuasi épicas. De este modo Kimberly Main Title es además de la obertura el tema retentivo —se repite en dos ocasiones más, The Race, Proposal / Finale— y es, por otra parte, el que peor define la obra aunque sea el que suene más espectacular. Poledouris trabaja estos temas con la orquesta aunque dando mayor importancia a elementos marginales hasta ahora, como el protagonismo de las trompetas y confiriendo a las notas cruzadas de los violines un papel de ornamento. Esta banda sonora es sin duda uno de los trabajos que habrían caido en el olvido a causa de la escasa comercialidad del film de Golchan, pero que, sin embargo, muestra una nueva faceta en Poledouris.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en musica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Kimberly (2000) de Basil Poledouris

  1. I’m not that much of a internet reader to be honest but your sites
    really nice, keep it up! I’ll go ahead and bookmark your website to come back later on. Many thanks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s