The Ghost Writer (2010) de Alexander Desplat

¡Grande Polanski! ¡Grande Desplat! Si algo consigue Polanski es atraernos a la atmósfera misteriosa que envuelve la isla, última residencia, del ex primer ministro británico, Adam Lang, acusado de crímenes contra la humanidad. Lo que empieza siendo una tarea rutinaria de un escritor fantasma acaba con el asesinato del propio ex ministro (Pierce Brosnan). La partitura de Alexander Desplat se convierte en una fiel narradora de la historia, deja de lado su lirismo, y nos ofrece su faceta más funcional.

La película
Un título sugerente atrae o no al público. El Escritor a secas, en su versión española, es menos sugerente que su título original, El Escritor Fantasma (aka El Escritor Oculto), me atrae más, pero alguien pensó que ello podía dar lugar a las confusiones, o alusiones racistas. De hecho nuestro escritor no tiene nombre. Adam Lang le llama “tio” y Ewan se presenta en el aeropuerto como “soy su negro”. Así que, en castellano, se quedó literalmente en El Escritor, con Ewan McGregor como cabeza de reparto, seguido por un consumado Pierce Brosnan en su papel de Adam Lang, Olivia Williams en su papel de Ruth y con secundarios como Timothy Hutton (Sidney Kroll) o James Belushi (John Maddox).

Esta co-podrucción basada en la novela homónima de Robert Harris llegaba a las pantallas en 2010, con ella Polanski nos devuelve a los clásicos del cine de espionaje a través de una fotografía en tonos grises obra de Pawel Edelman, así como de una narrativa fluida y perfectamente hilvanada. Tras Oliver Twist (2005) o El Pianista (2002) El Escritor da un giro a su filmografía más actual y nos regala este film con algunas licencias. Sin ir más lejos, ahí queda su propio gag cuando los asesores del ex primer ministro Lang le dicen que sólo puede viajar a determinados estados que no reconocen el Tribunal Internacional de La Haya, su lista se reduce a pocos estados, algunas dictaduras y Estados Unidos. Hay otros guiños, el más clamoroso, es a la obra de Alfred Hitchcock. Un tipo cualquiera, anónimo en este caso se ve envuelto en una historia de espionaje y asesinato. La misma escena de la bici nos recuerda a “North By Northwest”, o los paseos por la playa, todo ello envuelto con una partitura muy herrmaniana.

A pesar que el argumento gira alrededor de Adam Lang –o séase un ex primer ministro muy a lo Tony Blair-, pronto veremos cómo en esta historia se nos presentan algunas variables. Descartemos a The Ghost, al negro, o sea a Ewan McGregor, ya que él es el escritor, en definitiva en narrador. En la casa del ex premier hay otros personajes con intereses contrapuestos, Ruth (Olivia Williams), su esposa, la misteriosa antigua alumna de derecho de Paul Emmett, Amelia Bly (Kim Cattrall) la secretaria de Lang, en teoría su sombra… El final deparará alguna que otra sorpresa a raíz de la investigación de la muerte de su predecesor en el ferry de la isla de Martha’s Vineyard.

Para el argumento central del filme, la muerte –asesinato- de Mike McAra tiene su importancia, ya que de las pistas que (Ewan McGregor) encuentra se traza una investigación que conduce a sospechar de la verdadera personalidad de Adam Lang hasta su asesinato en el aeropuerto.

Decir, por último, que los exteriores se filmaron en la isla alemana de Sylt.

La música
Alexander Desplat es minucioso en sus trabajos. Antes de firmar esta obra a la que confiere un narrador lúdico, pocas veces se reserva este protagonismo a la flauta gutural, hizo una lectura de lo que Roman Polanski quería. En primer lugar, apoyarse en la partitura para crear un innegable ambiente hitchockiano. Eso se traduce en una atmósfera insólita, un personaje, Adam Lang, que es objeto de una investigación por parte del Tribunal Internacional de La Haya, un escritor, Ewan McGregor, que hereda la tarea de Mike McAra, un escritor. Mike McAra, muerto en extrañas circunstancias, una ex primera ministra que se mueve en la ambigüedad de su matrimonio…

Algunos tachan la obra de Desplat de herrmaniana en toda su concepción, ya hemos explicado el porqué, pero hay otras influencias de compositores que se dejaron seducir por el maestro Bernard; tales influencias las hallamos en las revisiones de Jerry Goldsmith –en “The Truth About Ruth” se nos presenta un tema muy sinfónico, cercano a lo Newton Howard en The Lady In The Water-, y esa obra imperecedera que es Basic Instict; también es muy cercano al minimalismo francés con algunas soluciones sinfónicas en la línea de James Newton Howard. Ante todo quede claro que Alexander Desplat ofrece una obra muy notable a través de un tema central que raya lo bufo narrado a partir de flautas aspiradas. El primer track, “The Ghost Writer”, es un claro ejemplo de las influencias antes mencionadas. Si no estamos ante North By Northwest (1959) es por pura incontinencia musical. En 2009-2010 Desplat se ha visto saturado de proyectos, razón por la cual algunas de sus bandas sonoras parecen entrelazarse, pero aun así sale airoso.

Si la película empieza con una trama completamente abierta la música también. A partir de esta obertura escucharemos un juego de cuerdas sostenidas al más puro estilo herrmaniano –quizás escuchemos su punto álgido en “Lang Memories”-, pero con el ritmo melódico de “Investigation”. “Bicycle Ride” es un de los pocos temas discordantes, así como “Pr Paul Emmet” se construye como una suite que incorpora la obertura de tema “The Old Man”.

Coincido con algunas críticas que he leído, “The Truth About Ruth” o “Chase In the Ferry” son temas con personalidad propia. La acción en esta última pieza viene determinada por la reiteración de nota para la sección de cuerdas. El resultado también es simple, pero impecable.

La coda de la partitura es la obertura, así como el filme empieza y acaba igual.

Para finalizar diremos que este trabajo valió a Desplat el reconocimiento de la Asociación de Críticos de Los Ángeles con el premio a la mejor banda sonora, y no fue el único al que optó en 2010. La IFMCA lo nominó hasta en 9 ocasiones, 4 por The Ghost Writer, 3 por The King’s Speech y 1 por la última de entrega de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte y la última a mejor compositor del año. No hay duda que 2010 fue el año Alexander Desplat.

Puntuación de la película: 8/10
Puntuación de la BSO: 8/10

Track list:

1. The Ghost Writer 1:43
2. Rhinehart Publishing 1:01
3. Travel to the Island 2:30
4. Lang’s Memoirs 1:46
5. Chase on the Ferry 2:33
6. Suspicion 2:52
7. Investigation 2:10
8. Hidden Documents 2:11
9. The Old Man 1:19
10. In the Woods 3:42
11. Prints 1:47
12. The Predecessor 2:30
13. Pr Paul Emmett 5:41
14. Bicycle Ride 1:54
15. Lang and the CIA 2:23
16. The Truth About Ruth 4:57
17. Ghost Writer (Reprise) – Alexandre Desplat 1:50

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine, musica, OST 2007, OST 2010, suspense y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a The Ghost Writer (2010) de Alexander Desplat

  1. plared dijo:

    Me ha gustado esta reseña, en especial el apartado musical, muy acertado todo en el. SAludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s